dimarts, 17 de febrer de 2009

JANET BRAY ATTWOOD, 'coach' y conferenciante

"Eso a lo que prestas atención es lo que se multiplicará en tu vida"


Me siento atemporal. Nací en Hollywood y vivo la mitad de mi tiempo en una comunidad de meditación trascendental, en Fairfield, Iowa (hace 24 años), y en San Diego. Estoy divorciada y tenía tres golden retriever. El mundo es mi familia y la vida está para disfrutarla


Usted vive en comunidad, ¿con cuántas personas?
Con 2.000 meditadores, en el pueblecito de Iowa donde hay el índice de millonarios más alto de EE. UU.

Veo que para usted meditación y éxito están relacionados.
Sí, porque mediante la meditación la gente hace menos y consigue más. La meditación te permite tener más claridad. Yo medito regularmente desde los 20 años.

Algo debió de pasarle, cuénteme...
Me llevaba bien con mi padre y mis hermanos, pero con mi madre la relación era mágica. Nos queríamos tanto que a menudo me sacaba del colegio para jugar conmigo. Luego, cuando yo tenía 8 años, se convirtió en alcohólica y mi vida se derrumbó.

¿Del cielo al infierno?
Sí, mi madre entraba y salía de centros, pero acabó en la calle como una alcohólica loca.

¿Qué cree que le pasó?
Cuando tenía 6 años, su padre la separó de su madre y de su hermano y se la llevó a otro estado. Abusó de ella hasta los 18 años y todo esto no salió a la luz hasta su alcoholismo.

¿Qué fue de usted?
La adolescencia fue muy dura, lo pasaba mal en el colegio, y a los 17 años los amigos de mi hermano, a los que yo quería mucho y que empezaban a jugar con las drogas, abusaron físicamente de mí. A partir de entonces yo también me drogué y me fui a vivir con el jefe de una banda motera, los ángeles del infierno de Oakland.

Buena carrera.
A los 19 años tuve claro que estaba convirtiéndome en mi madre, así que decidí aprender meditación trascendental para sanar las partes rotas en mí. Me cambió la vida.

Meditar tampoco hace milagros.
Si tuviera que escoger dos cosas en mi vida, una sería la meditación -de hecho, durante años viajé con Maharishi Mahesh, fundador de la meditación trascendental-. Y la otra, la autobúsqueda.

¿Y cómo se ha ganado usted la vida?
Fui directora del departamento de telemarketing de Books Are Fun, la tercera empresa editorial de EE.UU., y cuando empezaba a aburrirme ocurrió algo mágico: en un seminario de Mark Victor Hansen -uno de los autores de Sopa de pollo para el alma-, él me preguntó cuál era mi sueño.

¿Y?
"Ser una buena oradora", y acabé trabajando para él en su programa El millonario iluminado, dando seminarios ante mil personas sobre cómo triunfar en los negocios.

Atrevida.
Había desarrollado un test personal para averiguar cuáles eran mis verdaderas pasiones, lo que a mí me ayudaba a aclarar las cosas, y decidí explicarlo. Un éxito rotundo.

Descúbranos el secreto.
Cuando te enfrentes a una decisión, oportunidad o elección, siempre escoge a favor de tu pasión, de esas cosas que te infunden vitalidad cuando las haces o piensas en ellas. Cuando sigas tus pasiones, amarás tu vida.

... Por lo menos durante un tiempo.
Intención, atención, distensión. Para tener intención es imprescindible ver claramente lo que de verdad te apasiona, y para averiguarlo nada mejor que el papel y el lápiz y responder a preguntas esenciales hasta tener claro el mundo que decides crear desde dentro. Mire, yo he hecho el test de la pasión con los tops de los tops y con personal carcelario.

¿Y?
La gente que no goza de éxito se centra en lo que no tiene, y la gente poderosa se centra y siempre escoge a favor de lo que más le concierne.

Los hay multipasionales.
Mediante el test acabas con cinco pasiones. Tras la intención es esencial la atención: tienes que prestar atención a eso que has escogido, porque hay mucha gente que sabe cuál es su pasión pero su día a día no tiene nada que ver con ella.

Las plantas de montaje están habitadas por esas personas.
Aquello a lo que prestas atención es lo que crece más y más en tu vida. Si tienes las ideas claras, lo que eliges que ocurra en tu vida aparecerá, pero sólo hasta el límite de tu claridad; pero si tu pasión es convertirte en un gran pianista, tienes que tocar el piano, encontrar un gran maestro, ir a conciertos...

Pasar a la acción.
Una vez has hecho todo lo que podías hacer, viene la distensión: deja que las cosas fluyan. Cuando te aferras de manera inflexible a tus ideas preconcebidas, estás interfiriendo en el flujo de la vida.

La intención es la elección consciente o inconsciente de crear.
Exacto, todos creamos las circunstancias y situaciones en nuestro mundo en virtud de las creencias y conceptos que consideramos verdaderos. Para la mayoría, las creaciones son inconscientes, y por tanto nos consideramos víctimas de las circunstancias.

Y comienza el hastiado lamento.
Estamos aquí para disfrutar de la vida, y la mayoría de la gente se centra en pensar en las cosas que no funcionan en la suya; pero paga un precio, aunque de alguna manera le recompense retozar en sus problemas. Recuperar el poder es tomar las riendas.

Hay que ser consciente de tu elección.
Sí, de qué es lo que escoges, a favor de qué. Tus pasiones son las claves para encontrar tu propósito en la vida.



Sanos, ricos y sabios

Dice que su pasión es ayudar a las personas a encontrar su grandeza, y así se gana la vida. Pertenece a esa nueva hornada de asesores personales y conferenciantes norteamericanos que beben de Oriente, y dio un taller en el III Forum de la Excelencia. Es cofundadora de la revista on line Healthy, Wealthy, Wise (sanos, ricos y sabios) y coautora de Descubre el secreto. El test que te permite averiguar cuáles son tus verdaderas pasiones, que estuvo en la lista de libros más leídos de The New York Times.Ayuda a mujeres sin recursos y jóvenes de centros correccionales a encontrar su camino, y ha recibido por ello el President´s Volunteer Service Award, máximo reconocimiento en el trabajo social en EE.UU.



IMA SANCHÍS