dissabte, 23 de maig de 2009

ARLIE RUSSELL, investigadora de la mercantilización de la maternidad

"Encargaban su embarazo en India para preservar su línea"



Tengo la edad de mis entrevistados: he dedicado mi vida al sagrado deber de escuchar. Nací en Boston: soy profesora de Sociología en la Universidad de California. Creo en Dios: lo siento cuando veo cooperar a las personas. Obama no me ha defraudado. Colaboro con el CCCB



Visité varias clínicas en Bombay a las que mujeres del primer mundo han encargado su embarazo. Y con la ayuda de periodistas del Indostan Times entrevisté a veintitrés de esas madres de alquiler.

¿Qué es encargar un embarazo?
Un supermercado de la maternidad. Usted puede en esas clínicas comprar semen y un óvulo y a los nueve meses llevarse al niño resultante; o encargar sólo el semen y poner usted el óvulo, o poner un óvulo fecundado por su semen y volver por el niño.

¿Y quién se queda embarazada?
Una madre de alquiler india. Cobran tres mil euros por cada embarazo.

¿Eso es legal?
India ha legislado ahora que sólo se puedan utilizar esos servicios por motivos terapéuticos; pero hasta ahora ha sido plausible encargar algunos embarazos para evitarse la gestación y preservar el tipo.

¿Se mercantiliza así el embarazo?
Sí. Y no es correcto que nadie pague por su embarazo a otra persona, igual que creo perverso pagar por un trasplante de órganos: aparte de por ética, porque, además, hace ineficaz el sistema. Son terrenos donde sólo la medicina pública es eficaz.

¿Cómo eran esas madres de alquiler?
Algunas sufren por ser madres sin serlo. Las normas de la clínica son estrictas: se les prohíbe cualquier familiaridad con los padres clientes y su bebé, así como cualquier relación sexual durante su embarazo: sólo pueden ver a su propio marido y su familia de día, y en público, en la propia clínica.

Eso suena a granja humana.
Estoy abogando ahora por que se prohíba pagar por un embarazo, pero estoy a favor de que madres voluntarias -por amor y solidaridad- se queden embarazadas en lugar de otras que, por motivos terapéuticos, no pueden sobrellevar un embarazo.

¿Por qué le parece mal que se pague?
Pervierte la relación solidaria, y creo que esa falta de contacto es mala para el bebé; para la madre portadora y para la genética. ¿Recuerda usted las amas de leche?

Las benditas nodrizas de antaño.
Daban de mamar a bebés que no eran suyos: hoy esa práctica ha caído en desuso, pero yo no la desaprobaría si fuera voluntaria y reforzara vínculos neoparentales. Del mismo modo, creo que con la madre portadora se ha de crear un vínculo de parentesco nuevo.

¡Pablito, dale un beso a tía portadora!
Sí, algo así. En Bombay conocí a una pareja india en la que ella, enferma de cáncer, encargó su embarazo, pero quiso conocer a la portadora de su óvulo y celebró con ella la fiesta hindú del séptimo mes de embarazo y ahora la consideran la tía de su hijo.

Desde luego, así es más humano.
Recogí un caso en India de una pareja japonesa que encargó un niño -desconozco el porqué-, pero se separaron después y la madre donante lo rechazó. Como la ley india no permite ceder un bebé a un hombre, el pobre padre tuvo que recurrir a su madre.

Benditas abuelas, siempre al rescate.
Hay otros ejemplos de venta de intimidad que no son perversos: un amigo mío con fallos de memoria tiene un servicio de conserjería en India y él vive en San Francisco.

¿Para qué?
A menudo se olvida el coche o las llaves y esa empresa en Bombay llama a todos los parkings de la ciudad hasta que lo localizan. Hacen por él muchas cosas por el estilo.

Suena globalizado, pero útil.
Muchas comunidades californianas intercambian productos y servicios sin dinero de por medio gracias a la gratuidad de internet. Por ejemplo: te doy fruta de mi granja a cambio de tus clases de piano.

Eso es global y local.
Glocal y es bueno, pero también se nos ha convencido de que mercantilizar nuestra intimidad nos proporcionaría bienestar. Se trataba de ganar más que los demás y así disfrutar mejor calidad de vida que nadie.

Ahora el Estado parece la solución.
Sólo para volver a preservar los privilegios de los ricos. Después volverá a ser condenado. El problema es que hay servicios -salud, seguridad, urbanismo, medio ambiente, educación...- que, o los disfrutamos todos, o nadie; no se pueden prestar con eficacia sólo a unos pocos. No se puede afrontar una epidemia curando sólo a quienes tienen seguro privado. Al final se contagian todos.

¿Dónde está el límite de lo comprable?
Un amigo mío no quiso encargar a un payaso profesional la fiesta de cumpleaños de su hija y se disfrazó de Cocodrilo Dundee...

Un padrazo.
... El pobre se esforzó, pero los niños se aburrieron. Y los papás de las amiguitas lo acusaron de rácano e inútil.

¿Y usted qué cree: héroe o rata?
Yo entrevisté a su hija ya mayor y le hice recordar aquella fiesta: me dijo que aquel día se avergonzó de su padre, pero que ahora, al evocar su esfuerzo, le quería más que nunca, porque haber pagado a un payaso era sólo poner dinero y, en cambio, su padre había querido hacer más por ella.

Pero ya había traumatizado a su viejo.
Yo busco esa línea en nuestras vidas donde no entra el dinero. ¿Sabe que muchas amas de casa alemanas contratan limpieza, pero se niegan a que nadie limpie su lavabo?

Pues que vengan al mío: sin remilgos.
Hay espacios de nuestra intimidad donde no entra el dinero, sólo el amor, y creo que es mejor conservarlos.



Amor sin dinero

Arlie es dulce y generosa, virtudes no siempre habituales entre quienes afilan su sentido crítico para las ciencias sociales. Arlie casi llora al explicarme cómo prohíben a las madres de alquiler por tres mil euros que se relacionen con el bebé y los padres genéticos. Y, sin embargo, es fría y lúcida al señalar los límites de lo que podemos lograr con nuestro dinero: por ejemplo, una sanidad exclusiva privada no podría combatir con éxito una epidemia, porque los pobres sin seguro acabarían contagiando a los ricos asegurados. Su investigación desemboca así en una pregunta incómoda: "Si en esta vida no todo se puede comprar con dinero, ¿por qué dedicarla a trabajar sólo por dinero?".



LLUÍS AMIGUET