dimecres, 20 de maig de 2009

RAHAF HARFOUSH, estratega de la e-campaña de Barack Obama

"¡Lo habíamos hecho! ¡Obama sería presidente! ¡Lo hicimos!"



Tengo 25 años. Nací en Damasco (Siria), me he criado en Toronto (Canadá), he trabajado en Chicago con Obama y vivo en Ginebra: soy codirectora de la plataforma on line del Foro de Davos. Estoy soltera. Soy liberal en lo social y proteccionista en lo nacional. Soy agnóstica



¿Cuándo oyó hablar de Obama por primera vez?
En febrero del 2007. Entré en YouTube para ver quién era ese Obama: encontré un par de discursos suyos y me cautivó, sintonicé, ¡fue cuestión de piel!

¿Por qué decidió colaborar con él?
Cuando Obama perdió en Nuevo Hampshire, busqué su discurso de perdedor... ¡y era tan hermoso, tan bello, tan inspirador! Casi rompí a llorar... Y me dije: "Tengo que ayudarle en la medida de mis fuerzas, ¡el mundo necesita personas como esta!".

¿Y qué hizo?
Yo vivía en Toronto desde los 6 años, y metí mi maleta en un coche y me largué a Chicago: me ofrecí voluntaria para colaborar en la e-campaña electoral de Obama. Y estuve en su equipo de agosto a noviembre.

¿Todos eran jóvenes en ese equipo?
Sí, sí, todos veinteañeros.

¿Qué cometido tenían?
Dinamizar la conexión internáutica con jóvenes simpatizantes de Obama para buscar donantes, para que agitasen a sus vecindarios en favor de Obama, para colaborar en actividades lúdicas, callejeras y sociales...

¿Con qué resultado?
El ya conocido, formidable: logramos recaudar por internet 750 millones de dólares (contra los 360 de McCain), y la mayoría fueron pequeñas donaciones; logramos 20 millones de visitas a vídeos de Obama en YouTube (contra 2 millones de McCain); logramos 3.500.000 amigos en redes sociales (contra 850.000 de McCain)...

¿A qué se debió tanta diferencia?
Pesó la cuestión generacional: a McCain, las nuevas tecnologías le pillaban lejos, y Obama era usuario, llevaba Blackberry...

¿Qué porcentaje del éxito de Obama atribuiría usted a las nuevas tecnologías?
Uno muy alto, de más del 50%.

¡¿Tanto?! ¿Y la televisión, qué?
Los contenidos televisivos acababan rindiendo frutos en la red: la mayoría de visionados de entrevistas televisivas o discursos de Obama -fragmentados, acotados, musicados...- fueron en internet, mediante YouTube, páginas web, blogs, redes sociales...

¿Cómo fue trabajar cerca de Obama?
Me sorprendió la franqueza y sinceridad con que nos hablaba a todos en la oficina electoral. ¡Te hacía sentir protagonista!

Adjetíveme a Obama.
Sincero, reflexivo, cuidadoso, honesto, divertido y relajado. ¡De él emana siempre una poderosa energía muy calmada!

Atrévase: señáleme algún defectillo.
Me disgusta que bloquee el visionado de fotos de las infames vejaciones a presos iraquíes en la cárcel de Abu Graib. ¿Por qué ocultar eso? ¡Cuanta más transparencia e información, mejor para una democracia!

¿En qué mejorará Obama el país?
Lo redimirá del descrédito internacional en que lo ha sumido Bush (y en el que hubiese acabado de hundirlo McCain). Los canadienses estábamos muy avergonzados de nuestro vecino del sur...

¿Qué opinan en Canadá de Obama?
¡Al 80% nos gustaría tenerlo de primer ministro, según una encuesta!

¿Cuál es la mejor baza de Obama?
Su juventud, su virginidad política, su inocencia y limpieza: no debe favores a nadie más que a sus votantes.

¿Es Obama usuario de internet?
Sí, pero no sé qué portales visita. ¡Y no creo que tenga tiempo para montarse su propio blog! Si lo hiciera sería preocupante, ja, ja...

Recomiéndeme usted algunas web.
Vale: gizmodo.com, lifehacker.com, huffingtonpost.com, alltop.com.

¿Puede conectar con Obama si quiere?
¡Ya me gustaría! A su Blackberry protegida apenas si pueden llamarle cinco personas..., y tres son sus hijas y su esposa.

Dé algún consejo para políticos.
Que no desdeñen a la gente. La gente te sigue si la respetas, si ve sinceridad y entusiasmo. ¡La red sirve si se tiene eso presente, o no sirve para nada!: nuestra e-campaña empleó la red para alentar a la gente a actuar fuera de la red, en sus comunidades.

¿De qué aportación personal a la e-campaña de Obama se siente más orgullosa?
Dejé toda mi vida de lado durante tres meses: vi a los colaboradores de Obama tan volcados en el triunfo de su líder, que supe que una derrota los devastaría, ¡y puse el alma!

Y ganaron.
Uno de esos colaboradores abrió una botella de whisky que venía guardando sin abrir desde la campaña de John Kerry, y brindamos en vasos de plástico…

Debió de ser un momento apoteósico...
Todo el mundo lloraba en el Grand Park de Chicago, esperando ver a Obama ganador. Yo era la voz de la megafonía...

¡La oí por la CNN!
El día de mi máxima felicidad fue ese 5 de noviembre, cuando Barack Obama se presentó en la oficina, ya ganador de las elecciones...: ¡sería presidente! ¡Lo habíamos hecho! Aún se me pone la piel de gallina... Todos gritábamos, reíamos, llorábamos…

¿Lloró usted?
En el coche, yendo a la oficina, no dejé de llorar durante todo el trayecto... En la oficina estallaban todas las emociones, saltábamos, nos abrazábamos, alguien me dio una voltereta por los aires... Y Obama nos felicitó, aplaudiéndonos a todos..., y me miró a mí. Bueno, yo quiero pensar que me miró a mí y que estaba diciéndome "¡muchas gracias por ayudarme!". Y eso me basta.



Ilusión y alma

Dicen que sólo seis personas te separan de cualquier otra del planeta: yo ya estoy a una sola persona de Obama. Es la amiga Rahaf, esta chica canadiense que con 24 años se unió como voluntaria al equipo de campaña de Obama, hasta llevarle al despacho Oval. Rahaf demuestra que poner el alma en algo es ser poderoso. Tener ilusión y poner el alma: ¿hay mayor éxito? Rahaf (www.rahafharfoush.com) es una heroína en Canadá, donde ahora presenta su libro Yes we did busca editor en español-, con el relato de la e-campaña de Obama. La glosó el lunes en la inauguración del BDigital Global Congress, que mañana concluye en CaixaForum.



VÍCTOR-M. AMELA