divendres, 24 d’abril de 2009

FEDERICO ABELLÁN, cazador de eclipses

"Cuando vives un eclipse total de sol, quieres repetir"



Tengo 49 años. Nací en Hannover, me crié en Nicaragua y vivo en Alemania. Organizo avistamientos de eclipses. Casado dos veces, tengo dos hijos, Catalina (20) y Alessio (19). Soy socialdemócrata y con valores cristianos humanistas. Este año veré el eclipse más largo del siglo



¡Cazador de eclipses!
Presenciar un eclipse total de sol es incomparable, y vivirlo desde ciertos lugares del planeta es inolvidable.

¿Dónde, por ejemplo?
En la Antártida, con el sol de medianoche: sobre la extensión blanca de la nieve avanza hacia ti un cono de sombra... Y la noche te cubre. El horizonte a tu alrededor resplandece... ¡Se me eriza el vello al recordarlo!

¿Tanto impresiona?
Mi último eclipse total de sol lo viví el pasado 1 de agosto en el desierto del Gobi. Antes del eclipse, los caballos y los perros se alteran, desciende la temperatura varios grados, desciende la presión atmosférica, sopla la brisa, la luz se torna herrumbrosa...

¿Y durante el eclipse?
Refresca, el viento se encalma, impera el silencio, las aves se acurrucan en sus nidos, se hace la noche, brotan las constelaciones estelares, brilla Mercurio...

¿El planeta Mercurio?
Sí: Mercurio orbita tan cerca del Sol que únicamente durante un eclipse total puedes mirarlo directamente a ojo desnudo.

¿Persigue eclipses por todo el planeta?
Sí. Localizo con antelación los lugares más atractivos desde los que observar el eclipse total, y organizo el evento para grupos de personas interesadas en verlo.

¿Cómo logró lo de la Antártida?
Negociando un año antes con una base militar rusa y abriéndoles una pista de aterrizaje en el hielo. Así llegamos 80 personas en un avión ruso, volando desde Ciudad del Cabo entre dos tormentas australes.

¿Desde cuándo hace esto?
En el 2001 un amigo sudafricano recibió el encargo de una agencia de viajes inglesa: reservar 500 camas para otras tantas personas que deseaban ver desde Zimbabue un eclipse solar total. ¡Fue un éxito! Le propuse asociarnos y fundamos Eclipse City.

¿Ciudad Eclipse?
Sí, porque nos encargamos cada vez de establecer una provisional ciudad eclipse: hacemos habitable un lugar remoto e inhóspito, con un campamento temporal dotado de todas las comodidades. Ahí nuestros clientes pueden vivir y pernoctar varios días hasta disfrutar del momento del eclipse total.

¿De qué tipo de clientes se trata?
Científicos, astrónomos de la NASA, Eurastro, ESA, la Universidad de Hawái..., y particulares fascinados por los eclipses. Le aseguro que cuando vives un eclipse total así, quieres repetir la experiencia: ¡es fácil convertirte en un cazador de eclipses!

¿Hay lugares mejores que otros para contemplar eclipses?
Cada eclipse total recorre un tramo de superficie terrestre. De ese tramo, yo localizo el punto más atractivo por limpidez y sequedad de la atmósfera, encanto de su paisaje, lejanía de grandes urbes, belleza...

¿Desde qué lugares ha visto eclipses?
Sudáfrica, desierto libio, Antártida, desierto del Gobi, y este verano lo haremos desde una isla del mar de China, y el año que viene desde la isla de Pascua, y en el 2012 desde el norte de Australia…

¿Este verano hay otro eclipse total?
Sí, ¡y será el más largo de todo el siglo XXI!: durará cinco minutos y 57 segundos.

¿Desde dónde será visible?
Norte de India, Nepal, centro de China, mar de la China y Pacífico. Al ser época de monzones en tierra, he localizado una islita frente a la costa china, Yang Shang.

¿Desde ahí se verá bien?
El 22 de julio, a las 8.30 horas de la mañana, con el sol matutino recién salido del mar, ¡será fabuloso! A cada observador le damos una mochila que contiene una silla, agua, comida, camiseta, gorra con visera, protector solar, gafas con filtros solares testados...

Nada al azar.
Llevamos retretes portátiles, médico, astrónomos profesionales que imparten su saber en una conferencia previa al eclipse, explicándonos qué estrellas veremos… ¡Todo!

¿Cuánto cuesta apuntarse?
Desde 189 euros (si viajas por tu cuenta y acudes sólo al eclipse) hasta 15.000 euros todo. Hemos contratado con el Gobierno chino el uso exclusivo de la isla para ese día.

¿Qué eclipses más piensa cazar?
En el 2010, en la Patagonia, un grupo seguirá al Sol durante el eclipse desde una avioneta. Otro grupo lo verá desde la isla de Pascua. En el 2012, un yate nos dejará en un atolón de la Polinesia francesa, y allí esperaremos el eclipse bebiendo champán...

Curiosos y encima sibaritas.
En cada viaje organizamos excursiones, ascensiones en globo, actividades complementarias al eclipse, antes y después de él. Son experiencias únicas, ciertamente.

De los eclipses que vienen, ¿cuál me aconsejaría?
Cualquiera... y "te deseo un cielo despejado": ¡así se saludan entre ellos los astrónomos que conozco! Y no podrá ver eclipses solares totales en el 2011: no los habrá. Pero para ese año haremos un viaje fabuloso.

Explique.
La vuelta al mundo en 800 horas (que son 33 días), que será un paseo por parajes de interés astronómico en la antigüedad: Stonehenge, Machu Picchu, Chichén Itzá -admirar al sol equinoccial rodar al milímetro por una cara de la pirámide del Sol-, Teotihuacán -degustar una copa contemplando un eclipse lunar desde la cúspide de la pirámide-, Atacama, Pascua... y acabar atravesando en avioneta una aurora boreal.



Danza

"Primero la gente grita, luego se hace el silencio", evoca Avellán hablando de su último eclipse total de sol. Ejerció como consultor de empresas hasta que decidió lanzarse a perseguir eclipses por el planeta y a organizar su perfecta contemplación (www.eclipse-city.com) en los rincones más remotos y exóticos. Ahora ofrece sus servicios también en el catálogo de la agencia de viajes selectos Bru$ Bru (www.bru-bru.com), atento a la danza del sol y la luna. Él ha presenciado varios eclipses totales, y asegura que ninguno es igual a otro. Espera mucho del que verá el próximo 22 de julio, el más largo del siglo (casi seis minutos). Le deseo que lo disfrute y, sobre todo, que el cielo no amanezca nublado.



VÍCTOR-M. AMELA