dimarts, 21 d’abril de 2009

DOUDOU DIÈNE, ex relator especial de la ONU en materia de racismo

"Mientras las ramas se pelean, las raíces se abrazan"



Nací en 1941, pero en mi cultura no importa el número de años. Soy de un pueblo de Senegal y vivo en París. Estoy casado y tengo tres chicos. Soy doctor en Derecho, en Ciencias Políticas y licenciado en Filosofía e Historia. Creo en la trascendencia y en los valores esenciales



Durante seis años viajó por el mundo. ¿Qué vio?
Lo que me queda son rostros y emociones en los encuentros. Todo lo aprendemos de las otras personas.

Qué gran verdad.
... Hay que mirarlas, porque siempre te nutren de una manera profunda y misteriosa. Y también descubrí la maravillosa diversidad surgida de la unidad.

Detengámonos ahí.
En lo profundo, todos somos la misma persona. En Senegal tenemos un proverbio: mientras se pelean las ramas de los árboles, sus raíces se abrazan. Las personas podemos pelearnos por los vientos de las ideologías y de los acontecimientos; la solución no es cortar las ramas, la diversidad, sino llegar a las raíces del árbol, donde se abrazan.

Las raíces son los valores universales.
Exacto, esos que todos compartimos. El problema está en el tronco del árbol, la educación y los prejuicios que sustentan a las ramas. A lo largo de estos seis años de investigación he comprendido que el racismo es universal, lo he visto en los treinta países que he estudiado.

¿Qué lo sustenta?
En su base está el rechazo a la diversidad, cuya expresión es la tensión identitaria.

La atracción o rechazo del diferente.
... Que la política y la religión transforman en una pulsión de interés y conflicto. Debemos trabajar permanentemente esa tensión identitaria, pero lo que normalmente han hecho los gobiernos es instrumentalizarla.

Y justificarla.
Así es. El racismo, por ejemplo, hacia los judíos ha sido instrumentalizado desde los tiempos bíblicos, se le ha dado contenido. Y los pensadores ilustrados europeos, para legitimar la venta de seres humanos como mercancía, inventaron la inferioridad cultural y biológica del hombre negro.

Legalmente, el racismo está superado.
Sí, pero se trata ante todo de construcciones intelectuales que han entrado tanto en las mentalidades que se siguen cometiendo genocidios.

¿Qué es lo más triste que ha visto?
Cómo las propias víctimas del racismo practican el racismo con otras víctimas, como la tensión entre los negros y los judíos en Estados Unidos o, en Oriente Medio, entre palestinos y judíos.

Igual es condición humana.
Veamos la historia reciente: ¿cómo explicar la vitalidad del genocidio? Cada diez o quince años se masacra a grupos. La pregunta que quiero plantear es esta: cómo el padre de familia nazi que sufría cuando su hijo o su perro estaban enfermos pudo cometer atrocidades; qué parte de este hombre le convierte en un animal.

La teórica política Hannah Arendt lo llamó "la banalidad del mal".
... Y Freud, "la bestia interior". Tras la Primera Guerra Mundial, en la que hubo 10 millones de muertos, dijo: la cuestión no es por qué hemos llegado tan bajo, sino entender que nunca hemos llegado tan alto como pensábamos; el porqué es la pregunta elemental que aún no hemos respondido.

¿Cómo la responde usted?
El racismo es un iceberg: lo que combates con la ley es la parte visible; hay que llegar al fondo para cambiar las fuentes profundas, y eso hay que hacerlo desde la infancia.

¿Cómo?
Hay que reescribir y enseñar la historia de otra manera, porque todas las historias nacionales son construcciones de odio y prejuicio hacia otro. El español actual, por ejemplo, no sabe lo que debe a la cultura árabe, la historia borró ese periodo prodigioso de interacción que construyó la España moderna. ¿Y qué imagen nos llega de África?

Miseria y violencia tribal.
Exacto, pero África es más que eso. Hay que relacionar el combate contra el racismo con la construcción del multiculturalismo, donde, lo dice mi informe, ha fracasado Estados Unidos. Prohibir las discriminaciones, promover la igualdad, no es suficiente cuando cada comunidad vive mentalmente separada de la otra. Es necesario una promoción permanente de las interacciones.

¿Cómo se explica el triunfo de Obama?
En EE.UU. se da un proceso de resegregación. Se ve claro en las grandes ciudades, estructuradas en barrios, en la educación, y en las prisiones. Sin embargo, un país que ha conocido un racismo institucional violento ha elegido un negro como presidente.

Sí, ¿cómo se lo explica?
Cada estadounidense, lentamente y en profundidad, ha hecho un trabajo interno, ha analizado las luchas y los mensajes de Martin Luther King o Kennedy. Sólo eso explica que estados donde la gran mayoría es blanca, como Iowa, hayan votado a un negro.

Hábleme de Europa.
Aumenta el racismo y la xenofobia debido a un factor fundamental que está más allá de la jerarquía de razas que existe en la mentalidad europea.

Eso que acaba de decir da que pensar.
Europa vive un choque entre las identidades nacionales y las dinámicas multiculturales actuales. Cuanto más multicultural y plural es la sociedad, más los partidos políticos se refugian en las antiguas identidades nacionales, y de ahí la instrumentalización del racismo. En el discurso de estos partidos políticos siempre encontramos la noción de defensa de la identidad nacional, y defender siempre se hace en contra de alguien.




Fuerza interior

"Mi conclusión es que la fuerza vital primordial es la fuerza interior, e intento vivir según esos valores interiores". Durante treinta años ha sido un alto funcionario de la Unesco, y sus informes para la ONU en temas de racismo han sido en muchos casos polémicos, como la afirmación de que en Europa el racismo es un instrumento político. Pese a ello, se le considera una de las máximas autoridades europeas en esa materia, sobre la que ha venido a debatir en el centro Unesco de Catalunya. Por parte de padre, musulmán, viene de una familia real tradicional. Su madre, cristiana, plantó a su padre cuando quiso tomar más esposas. Entre ambas familias ha crecido; tiene diecisiete hermanas y tres hermanos.



IMA SANCHÍS