dimecres, 10 de juny de 2009

GEMA HASSEN-BEY, deportista de élite, cantante, compositora, bailarina, actriz...

"A la vida has de permitirle que te sorprenda"


He derribado muchas barreras, una es la edad. Tu tiempo está aquí mientras vivas, calidad y no cantidad. Nací y vivo en Madrid. Me licencié en Periodismo, estudié interpretación y soy campeona paralímpica de esgrima. La diversidad enriquece el mundo. Creo en la vida



Estamos aquí para disfrutar, pero nos complicamos la vida. Basta tener un accidente para tenerlo clarísimo.

¿Qué le pasó a usted?
Íbamos toda la familia de fin de semana, mis padres y mis tres hermanos, y el coche se salió de la carretera. Yo tenía 4 años e iba dormida. Tuve una mala recogida: me cogieron en brazos, me sentaron en un coche, en el hospital me pusieron de pie, y ya la médula dijo basta.

...
...Pero el motor que me mueve no está en las piernas, está en la cabeza y en el corazón. He vivido la vida desde otro ángulo: mi parálisis es sólo una circunstancia.

¿Cómo fue su infancia?
Tuve que enfrentarme a la diferencia. Durante la recuperación en el hospital de Parapléjicos de Toledo mi preparadora física me transmitió que lo que me había pasado era duro pero que había mucho por vivir.

Pese a ello, no debió de ser fácil.
El mundo no está preparado para personas con discapacidad, es más fácil que el hombre llegue a la Luna que yo vaya a comprar el pan; y para los niños discapacitados el entorno es hostil, ¿se ha fijado en que apenas se les ve por las calles?..., pregúntese por qué.

¿Cómo se enfrentó a la adolescencia?
Si tener un granito es un problema, pues imagine tener una silla de ruedas… Yo de pequeña decía: "Tengo que estudiar mucho y ser muy lista porque nunca voy a ligar". Pero luego empecé a salir y la gente me ayudaba, entonces pensé: "Si la vida te va sobre ruedas, ¿por qué no bailas?".

Cantó, bailó y actuó.
Sí, he actuado en televisión y he grabado un disco: Sobre ruedas.Y tuve un novio durante años con el que mantuve una relación completa… Hay mucha desinformación: en el amor físico todo fluye naturalmente y casi mejor que en otras circunstancias, porque la situación obliga a la sinceridad total.

¿Cuántas veces ha oído "no puedes"?
Muy a menudo, pero no he permitido que los demás me pusieran limitaciones, he hecho todo lo que me ha gustado y he encontrado gente que me ha dicho: "Estaba en un momento bajo y verte me ayudó", y eso ha sido un regalo. Por eso aparezco bailando en Fama, que se ha unido a mi proyecto, la Fundación BEY+.

¿De qué se trata?
Medios audiovisuales solidarios. Yo defiendo la solidaridad proactiva, no la pasiva. Formamos a la gente con discapacidad en cine, danza, teatro, música, deporte..., y generamos contenidos. Se trata de un colectivo artístico abierto donde cabe todo tipo de gente. La idea es "ven y sorpréndete de lo que puedes aportar y crear".

Es usted pura energía.
Todo tiene su cara y su cruz, y depende de dónde te enfoques esas serán las energías que moverás, con ellas te hundirás o florecerás. La vida no es lineal, subes y bajas; es como en el deporte: ganas y pierdes.

¿Y?
Que perder lleva al recogimiento y la reflexión, la mejor manera de poner las bases para volver a triunfar. Lo importante es aprender.

Su campo de batalla fue la esgrima.
Éramos tres mujeres y en aquellos primeros Juegos Paralímpicos, Barcelona´92, empezamos perdiendo, pero ocurrió un malentendido que lo cambió todo.

... Qué emoción.
Perdí y el público aplaudió; pensé que, como la esgrima es tan complicada, creían que había ganado, así que me acerqué al público y con gestos le dije que había perdido, y entonces todavía aplaudieron más.

Valoraban su esfuerzo.
Exacto, y me fui con ese mensaje: que lo que importaba no era tanto ganar o perder como darlo todo. Se lo transmití a las otras dos chicas: "Vamos a quitarnos los nervios y disfrutar, porque no sabemos si viviremos otros Juegos. El premio es estar aquí".

Y entonces ganó, como en las películas.
Sí, contra toda previsión empecé a ganar contra deportistas más preparadas. Realmente, las energías funcionan y cuando focalizas la mente, el cuerpo y el espíritu, la fuerza es espectacular. Es esa osadía ante la vida lo que me apasiona. A la vida has de permitirle que te sorprenda.

No debes ponerle límites.
Al ponértelos a ti, se los pones a la vida. Uno puede conseguir lo que se proponga, y se lo digo desde esta silla.

¿Y usted qué es lo que quiere ahora?
Me voy poniendo objetivos. Mis últimos Juegos fueron contra China, que son buenísimas. Sabía que tenía que apostar, así que me fui sola a Hong Kong con el equipo chino: "Para estar entre las mejores del mundo necesito entrenarme con vosotros", les dije.

¿Qué pasó?
Comprendí algo básico: eres más rápido desde la concentración que desde la acción; el tiempo se dilata y se contrae, hay tiempo para todo, es cuestión de intensidad. Y todas estas cosas que he aprendido desde mi anormalidad es lo que quiero transmitir.

La normalidad no existe.
No, y la vida son encuentros, y para que se den, debes escuchar, todas las personas que se cruzan en tu camino tienen un regalo para ti. La gente viene y se va, y cuando se va es triste, pero siempre te deja algo. Somos la suma de todas las personas con las que nos encontramos.



Vividora sin límites

Maneja la silla de ruedas con total soltura, lo hace desde los 4 años; con ella baila, canta, actúa, ama e intenta cambiar el sentimiento de exclusión de los discapacitados. Tiene una voluntad férrea y una belleza singular, es triple medalla paralímpica de esgrima y ha participado en cinco Juegos consecutivos, en los que ha quedado entre las ocho primeras. En televisión la vimos en la serie Periodistas y en Alquilados; en cine, en Carne trémula y en Sobre ruedas. Su fundación, BEY+, quiere integrar por medio del arte (cine, teatro, música, danza) a las personas con discapacidad. Ha creado la compañía Bey Pro-Action, de danza deportiva, que integra a profesionales con y sin discapacidades. Transmite energía y sabiduría.


IMA SANCHÍS