dissabte, 31 d’octubre de 2009

BIVEN MAMONTA, cirujano, educador, maestro de un selecto linaje de raja yoga

"Debemos aprender a controlar pensamientos, palabras y acciones"



Tengo 50 años. Nací en las afueras de Moscú y vivo viajando por el mundo. Soy doctor en Medicina. No tengo mujer ni hijos. El mundo entero debería estar unido en un único país. Me interesa el yoga: desarrollar la conciencia, ser sanos y crear salud a nuestro alrededor


¿Era usted cirujano?
Sí, trabajé durante 13 años en el hospital Central, entre Moscú y San Petersburgo. Era el asistente del director.

¿Por qué abandonó?
Me di cuenta de que muchas de las personas a las que yo operaba se podrían curar sin cirugía. Y entendí que la medicina química tiene dos partes: una cura y la otra lesiona.

¿Cuál es el problema?
Es difícil encontrar médicos sanos que puedan enseñarte a tener salud. Recorrí medio mundo buscando a ese tipo de personas. Estudié reflexología, hipnosis, psicología...

Acabó en Siberia.
Lo abandoné todo y me fui a las montañas de Altai, al norte del Himalaya, para estudiar la medicina altaico-tibetana. Mi maestro me enseño muchos métodos para ayudar a la gente, me formó en el yoga, chamanismo siberiano, astrología.

¿Y?
Entendí que cada parte del conocimiento es como una piedra en un gran edificio, como un mandala. En realidad, todo en la vida: crear una familia, educar a un hijo, estar saludable... son diferentes métodos para desarrollar un mismo conocimiento.

¿Qué conocimiento?
Cada persona tiene su individualidad, pero no está desarrollada, para ello debe encontrar su talento.

¿Qué significa eso?
Las personas son como las flores: una es un los maestros no pueden encontrar esa individualidad en cada uno de sus alumnos, y los podan a todos del mismo modo, como si fueran la misma flor. Así perdemos la individualidad. Si una persona es un artista pero trabaja de oficinista, no puede ser feliz, su individualidad está oprimida.

Entiendo.
Cuando uno empiezaa manifestar su talento iente mucha alegría y satisfacción. Hay que dejar a los niños hacer lo que quieren dándoles apoyo. Si quiere pintar, darle papel, y a través del desarrollo de ese talento trabajar el intelecto, la mente y la salud.

Deme más pistas.
Control sobre nuestros pensamientos, palabras y acciones. Cuando hablamos, trabajamos o hacemos cualquier cosa, en ese momento debemos observar nuestro estado interno: emocionesy pensamientos. Debemos cambiar nuestra percepción de la vida para cambiar nuestras reacciones, pero es difícil.

¿No lo es para los niños?
No, pero hay que librar al niño de los juicios y enseñarle a ser más consciente de sus actos. Cuando tenemos consciencia en cada situación obtenemos mucha energía. Hay que quebrar la línea de situación, juicio y reacción porque actuamos por reflejo.

... Viejas reacciones actualizadas.
Si logramos reaccionar de manera distinta, tendremos una vida diferente. Si somos capaces de observar la reacción en el momento en que sucede, cambiamos nuestro futuro.

¿Cómo ayudar a nuestros hijos?
No creándoles juicios, porque los padres hacen de sus hijos una copia de ellos. Otro error: “Yo no soy feliz, pero quiero que tú lo seas...”, eso no es posible. Esos padres deben encontrar para su hijo un maestro feliz que les muestre qué es ser feliz; y confiar en él. Plantearse: ¿qué tipo de persona enseña a mi hijo?, ¿es capaz de iluminar su talento?

Talento es una palabra ambiciosa.
Para desarrollar la genialidad en los niños hay que observar lo que los niños quieren. Uno quiere pintar en la pared, otro baila continuamente; y lamamá dice: “Estate quieto”. Mejor apoyar su entusiasmo, darle posibilidades para que crezca ese entusiasmo.

¿Y para el adulto?
Es un poquito más difícil, pero el camino es retornar al juego de la infancia y dejar que el talento se manifieste, luego desarrollarlo.

¿Cómo encontrar el sentido de la vida?
Eso sí es difícil. En la niñez cada uno de nosotros recibimos de nuestros padres el mapa de la vida, ellos nos explican: “Cuando tú tengas familia serás feliz”, pero ellos tienen familia y no son felices, es como una mentira, y demasiadas cosas ocurren así.

¿Entonces?
Mejor callar, y si el niño da un paso en el auténtico mapa estará más feliz, más poderoso, y ese es el camino correcto. La base es la percepción de la vida y una buena filosofía, en especial para las relaciones.

¿Pero dónde la encuentras?
En el otro. La obtienes de alguien que la tiene. De las personas infelices obtenemos conocimiento de cómo ser infelices; de las personas felices, de cómo ser felices. Cuide sus relaciones. Y por supuesto: es muy positivo encontrar un buen maestro en la vida.

¿Cómo corregir la infelicidad?
Yendo a la raíz, revisando los programas que has recibido e interiorizado. Hay que entender que la vida fluye, que aferrarse es sufrir. Y profundizar, todas las religiones tienen sus mandamientos y todos obedecen a leyes cósmicas, hay que entender su significado. Por ejemplo: no matar significa no matar tu propia alegría, ser más profundo, significa que no asesinesaDios dentro de ti.

Defíname Dios.
Es el absoluto, y eso es lo que debemos encontrar dentro de nosotros. Cuando lo hallamos, nos volvemos absoluto.

¿Y qué me puede decir de la magia?
En la lengua rusa tiene la misma raíz que yo puedo. La persona mágica es la que crea la idea y la puede realizar en el plano físico.





TRANSFORMACIÓN

Tras 13 años ejerciendo la cirugía y crear uno de los primeros grupos de medicina preventiva en los hospitales rusos, abandonó todo lo conocido y se adentró en Siberia, donde aprendió entre chamanes, y en el Himalaya, donde conoció otras tradiciones sanadoras. Ahora, a través de su Fundación para el Desarrollo Armónico del Ser Humano (www.uurraahh.com) , con sede en Galicia y nombrada por la Xunta de interés gallego, quiere crear una escuela para niños. Imparte cursos por todo el mundo explicando la síntesis de todo lo aprendido, y el 4 de noviembre ofrecerá una conferencia gratuita en el colegio mayor Sant Jordi.



IMA SANCHÍS